Chile CPC busca articular al sector empresarial con la formación de capital humano
 


En abril de este año, la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC) de Chile publicó un informe de productividad con 109 medidas, de las cuales 41 dependían del sector privado. La comisión del gremio sigue trabajando la implementación de las propuestas y acaban de concluir la elaboración de un libro junto a Fundación Chile llamado ?Hacia un sistema de formación para el trabajo en Chile: Rol de los sectores productivos?.

El documento entrega un diagnóstico sobre la situación actual del país en lo que refiere a brechas de capital humano, estándares laborales y formativos, y vinculación educación-trabajo.

El foco está puesto en propuestas que buscan mejorar el sistema de formación para el trabajo, orientado en el rol de los sectores productivos. El objetivo es que la CPC, representando al mundo de la empresa y a las ramas de actividad económica, tome un rol de liderazgo en esta materia, para alinear los requerimientos del sector productivo con el proceso formativo de los jóvenes antes de que ingresen al mundo laboral.

Según Joanna Davidovich, directora ejecutiva de la comisión de productividad de la CPC, ?existe una fuerte correlación positiva entre formación de capital humano y productividad. La formación de capital humano es fundamental para aumentar la productividad y con ella el crecimiento.?

La investigación mostró que el sector empresarial ha realizado múltiples iniciativas para la formación técnica. Pero están atomizadas y dispersas, por lo que se requiere un esfuerzo de articulación importante.

En pos de resolver este problema, el informe propone estructurar el esfuerzo sectorial en ?agrupaciones de sectores? que tienen mayores necesidades de capital humano calificado, es decir en ?macrosectores?, conformando Consejos de Competencias Sectoriales.

Según explica Hernán Araneda, gerente de Innovum-Fundación Chile, el enfoque tiene que evolucionar desde ocupaciones específicas a nivel de sectores o subsectores de la economía a un enfoque más transversal, centrado en competencias transferibles a un amplio rango de empleos. Las habilidades pueden agruparse por tipo de tecnologías o actividades clave que realizan.

Cada uno de estos Consejos de Competencias Sectoriales serán los responsables de generar información sobre brechas de capital humano, estándares laborales y formativos y facilitar la transición entre la educación y el mercado laboral.

Todo ello estaría liderado por el sector privado, que tiene el mayor conocimiento de qué tipo de formación técnica se necesita para el trabajo en terreno o en las empresas.

El diagnóstico empresarial

Dentro del diagnóstico, la CPC consideró que la educación técnico-profesional es parte importante del sistema educativo chileno, tanto en la educación media como superior, representando cerca del 50% de la matrícula total nacional. Sin embargo, la creciente inversión de Chile en formación de capital humano no se traduce en mejores competencias de la fuerza laboral.

Davidovich explica que pese a que los jóvenes consideran que la educación práctica es más efectiva que la teórica, solo un 24% de los estudiantes dice recibir educación práctica y cuatro de cada diez trabajadores siente no estar capacitado para desempeñar su tarea.

La economista señala que el ranking de competitividad del World Economic Forum (WEF) muestra que Chile ha avanzado en cobertura de educación, pero que queda un desafío importante en calidad. ?La inadecuada formación de la fuerza de trabajo es mencionado como uno de los factores más complejos para realizar negocios, según la encuesta a empresarios que realiza el WEF?, dice.

Fuente: El Mercurio
 
2017-09-26