Estas son las habilidades blandas que más se lucirán este 2018
 
Aunque los expertos dicen que es un error llamarlas así, la mayoría de las personas saben lo que es una habilidad blanda.



A juicio de Andrés Cardemil, CEO & fundador de la consultora Human Net- especializada en la externalización de procesos y funciones- el calificativo de ?blandas? sólo viene a restar relevancia a aquellas capacidades que las empresas están demandando, cada vez más, en los trabajadores.

Y es que, según este ejecutivo, tal adjetivo tiende a quitarle peso o valor a una habilidad que puede ser desarrollada en el tiempo y que para un cargo o empleo específico puede resultar relevante y marcar la diferencia.

Es por ello que el experto propone en esta materia usar de preferencia el calificativo de ?socio-emocionales?, pues ese término se ajusta más a la realidad de dichas capacidades.

Agrega que las habilidades técnicas o ?duras?, en tanto, se relacionan con la educación formal y con los conocimientos que se adquieren en un centro formación técnica, instituto profesional o universidad.

En este sentido, el ejecutivo destaca a las siguientes habilidades socio-emocionales como las que más demandará el mercado laboral chileno en 2018:

Creatividad.

Es decir, aquella capacidad para generar propuestas originales en base a nuevas ideas o conceptos. Capacidad para trabajar en equipo. Habilidad que busca aprovechar las sinergias que nacen del trabajo mancomunado de un conjunto de personas con fortalezas y capacidades diferentes, en donde el resultado final es mayor que el aporte individual.

Comunicación.

Poder para transmitir e intercambiar información entre dos o más personas. ?En una economía de colaboración en donde priman los liderazgos horizontales, contar con esta habilidad es clave para alcanzar el éxito?, recalca el CEO de Human Net.

Resolución de problemas.

Consiste en la búsqueda de soluciones que den respuestas a situaciones que lo requieren, para así poder avanzar y alcanzar los objetos planteados.

Resiliencia.

Capacidad para sobreponerse al fracaso. Es una forma que permite aprender o sacar lecciones de aquellas situaciones difíciles que puede enfrentar un individuo.

Capacidad de Escuchar y Empatía.

Saber escuchar es clave para lograr una comunicación eficaz. Consiste en enfocar la atención y demás sentidos en aquello que se está recibiendo. Empatía, en tanto, es una habilidad que consiste en ponerse en el lugar de la otra persona, es decir, saber lo que ella siente o puede estar pensando en un momento determinado.

Adaptación a los cambios.

En un mundo de transformaciones, es crucial adaptarse rápidamente a los cambios para así sobrevivir a ellos. En este sentido, la flexibilidad y capacidad para interpretar o leer el entorno es de gran ayuda para mantenerse vigente y avanzar.

Proactividad.

En términos sencillos, implica contar con iniciativa propia, con un motor que contribuya a ponerse en movimiento, empujar los cambios y alcanzar las metas planteadas. Lo contrario a ello es ser reactivo, es decir, esperar que las cosas sucedan por sí solas o como resultado del azar. Orientación al servicio. Esto implica entender las necesidades de los clientes o usuarios que compran nuestros productos o servicios. Preocuparse de conocer su opinión sobre nuestra oferta comercial y recibir de buena manera sus críticas o comentarios, con una marcada visión de mejora continua en el tiempo.

Ver artículo completo

fuente: emol.com
 
2018-03-29