Chilenos dejan de trabajar a los 71 años con un sueldo que no supera los 600 dólares
 
Un informe elaborado por Carlos González Isla para La Tercera de Chile da cuenta de un estudio desarrollado por el Centro de Políticas Públicas UC sobre los adultos mayores en Chile. Al respecto, la Asociación de AFP plantea que hay que pensar incentivos para quienes sigan en el mercado laboral.



En la ciudad de Gondomar, Portugal, existe una universidad orientada a mayores de 50 años, cuyas clases también las imparten personas sobre esa edad. En total, ofrece 52 disciplinas y busca, entre otros objetivos, fomentar la investigación en temas de vejez. Este es uno de los proyectos globales que se rescatan en el estudio Adultos Mayores: un activo para Chile, realizado por el Centro de Políticas Públicas UC con la colaboración de la Asociación de AFP de Chile.

La investigación hace una radiografía a la realidad a nivel de empleo de la población sobre los 65 años, que en el país llega a los 2 millones de personas y que, se proyecta, alcanzará los 4,6 millones a 2050.

El estudio revela que la edad efectiva de retiro promedio en Chile, es decir, la edad en que realmente dejan de trabajar las personas, es de 70,9 años en hombres y 70,3 años en mujeres, según cifras de la Ocde. Ambas edades superan la edad legal de jubilación de 65 años y 60 años, respectivamente.

La edad de retiro en Chile está sobre el promedio Ocde de 64,6 años en hombres y 63,1 años en mujeres. En países como Francia se produce el fenómeno inverso, ya que la edad de retiro es inferior a la edad legal de jubilación. Cristóbal Tello, subdirector de Proyectos del Centro de Políticas Públicas UC, explica que en algunos países europeos el nivel económico permite a las personas retirarse antes, a lo que se suman los incentivos para no seguir trabajando y realizar otro tipo de actividades. ?En el caso de Chile, más bien la realidad económica obliga a la gran mayoría a trabajar más allá de la edad de jubilación?, explica el investigador.

Fernando Larraín, gerente general de la Asociación de AFP, explica que la cifra Ocde no significa necesariamente que las personas posterguen su edad de jubilación hasta los 70 años, ya que en promedio en Chile se hace uno o dos años después de la edad legal. No obstante, señala que las cifras de longevidad y el cambio demográfico que viene en el país justifican un cambio técnico en la edad de jubilación.

?Cuando se puso la edad de jubilación en los años 80, las mujeres y los hombres vivían menos de lo que viven hoy. Eso es un hecho?, dice Larraín. Sobre el punto, el estudio indica que los hombres que en 2016 cumplieron su edad legal de jubilación, tienen una expectativa de vida de 85 años, y las mujeres de 90 años.

?Creemos que hay que avanzar a cambiar los parámetros, pero mientras eso sucede, que probablemente va a tomar un buen tiempo, hay que poner los incentivos para quienes puedan y quieran quedarse un tiempo más en el mercado laboral?, plantea.

El 65% de los mayores declara que la principal razón para seguir trabajando es por necesidad económica. Asimismo, el 65% respondió que seguirían trabajando aunque no tuviera la necesidad de hacerlo.

?El trabajo no es sólo una fuente de ingresos, sino también un medio de realización personal y por eso es importante ver no sólo el trabajo desde la perspectiva económica, sino que también del aporte que pueden hacer a la sociedad (los adultos)?, señala Tello

Sin embargo, el interés por seguir trabajando contrasta con los ingresos. El análisis dice que en comparación con los ingresos promedio para el total de los ocupados, se observa una brecha de 28,7% en contra del segmento de mayores de 65 años.

La brecha también se da a nivel de género. Las mujeres ocupadas tienen un ingreso 46% inferior en comparación con los hombres.

Fuente: La Tercera
 
2017-07-27